LA REBELIÓN DE LOS BÁRBAROS

La Edad Media no fue tan mala como crees

El académico italiano Petrarca acuñó la frase "Edad Oscura" en la década de 1330 para describir lo que vio como una disminución en la calidad de la literatura latina desde la época de los antiguos griegos y romanos. Más tarde, se amplió el término para referirse de manera más general a la supuesta falta de avance cultural en Europa desde la caída del Imperio Romano hasta los comienzos del Renacimiento, un período conocido oficialmente como la Alta Edad Media (500-1000 d. C.). Pero los historiadores -sobre todo en años posteriores- cuestionan la imparcialidad de esta caracterización, y consideran a la "Edad Oscura" un término despectivo. De hecho, la vida en la Edad Media no era en realidad mucho más oscura o más brutal que en otras épocas, y el período vio sus propios cambios políticos, sociales, culturales, económicos y religiosos.

 

La idea de "Edad Oscura" proviene de una visión muy posterior y sesgada

En los años siguientes a 476 d. C., varios pueblos germanos conquistaron el antiguo Imperio Romano de Occidente (incluyendo Europa y el norte de África), empujando a un lado las antiguas tradiciones romanas a favor de sí mismos. La visión negativa de la tan llamada "Edad Oscura" se hizo popular en gran parte porque la mayoría de los registros escritos de la época (incluyendo San Jerónimo y San Patricio en el Siglo V, Gregorio de Tours en el VI y Bede en el VIII) tenían un fuerte sesgo centrado en Roma.

La idea de la llamada "Edad Oscura" vino de los eruditos del Renacimiento, como Petrarca, que vieron la antigua Grecia y Roma como el pináculo de los logros humanos. En consecuencia, se desestimó la época que siguió como una época oscura y caótica en la que no surgieron grandes líderes, ningún logro científico se realizó y no se produjo ningún gran arte.

 

La Iglesia reemplazó al Imperio Romano como la fuerza más poderosa de Europa, redefiniendo la relación entre la iglesia y el estado

En ausencia de Roma, Europa en la Edad Media carecía de un gran reino u otra estructura política como una sola fuerza centralizadora, a excepción de un breve período durante el reinado del emperador franco Carlomagno. En lugar de ello, la Iglesia medieval se convirtió en la institución más poderosa de Europa, en gran parte gracias al crecimiento de la vida monástica, un movimiento que comenzó en el siglo III con San Antonio de Egipto y se elevaría a su punto más influyente en la Baja Edad Media (1000-1300 d. C.).

Reyes, reinas y otros gobernantes durante el período medieval temprano, obtuvieron gran parte de su autoridad y poder gracias a su relación con la Iglesia. El ascenso de un papado fuerte, comenzando por Gregorio el Grande (Papa de 590 a 604), significó que los monarcas europeos no podían monopolizar el poder. Esta idea de límites al poder real continuaría en la Baja Edad Media, influenciando hitos tales como la Carta Magna y el nacimiento del Parlamento Inglés.

 

El crecimiento de la vida monástica tuvo importantes implicaciones en los valores occidentales posteriores

El predominio de la Iglesia durante la Edad Media fue una razón importante para que los eruditos posteriores -específicamente los de la Reforma Protestante en el siglo XVI y la Ilustración en los siglos XVII y XVIII- catalogaran al período como "desilustrado" (también conocido como oscuro), creyendo que el clero reprimía el progreso intelectual a favor de la piedad religiosa. Pero los primeros monasterios cristianos animaban la alfabetización y el aprendizaje, y muchos monjes medievales eran tanto patrones de las artes como artistas.

Uno de los monjes particularmente influyentes de la Alta Edad Media fue Benito de Nursia (480-543), quien fundó el gran monasterio de Montecassino. Su Regla Benedictina -una especie de constitución escrita que establece normas para el monasterio y la congregación y limita la autoridad del abad- fue esparcida por toda Europa y llegó a ser el modelo para la mayoría de los monasterios occidentales. Finalmente, la insistencia de Benedicto acerca de que "la ociosidad es enemiga del alma" y su regla de que los monjes deben hacer manualidades así como trabajo intelectual y espiritual, anticipó la famosa ética Protestante del trabajo por siglos.

 

La Alta Edad Media fue un tiempo de auge para la agricultura

Antes de la Alta Edad Media, la prosperidad agrícola de Europa se limitó en gran parte al sur, donde la tierra arenosa, seca y suelta era muy adecuada para el arado de funcionamiento más antiguo, conocido como “labranza cero”. Pero la invención del arado pesado, que podía sacar arcilla, mucho más fértil, desde lo profundo de la tierra, impulsó la agricultura del norte de Europa en el Siglo X. Otra innovación clave del período fue el collar de caballo, que se coloca alrededor del cuello y los hombros de un caballo para distribuir el peso y proteger al animal cuando se tira de un vagón o arado. Los caballos resultaron ser mucho más potentes y eficaces que los bueyes, y el collar de caballo revolucionaría la agricultura y el transporte. El uso de herraduras de metal también se había convertido en una práctica común antes de 1000 d. C.

Los científicos también creen que algo llamado el Período Cálido Medieval tuvo lugar entre el 900 y 1300, cuando el mundo experimentó condiciones relativamente cálidas. Esto se mantuvo particularmente así para el hemisferio norte, desde Groenlandia hacia el este a través de Europa. En combinación con los avances clave en la tecnología de la agricultura, el buen tiempo parece haber alimentado el auge agrícola del período.

 

Se hicieron grandes avances en la ciencia y las matemáticas

Entre los mitos más populares sobre la "Edad Oscura" se encuentra la idea de que la iglesia cristiana medieval suprimió a los científicos naturales, prohibiendo procedimientos tales como las autopsias y disecciones, y básicamente detuvo todo progreso científico. La evidencia histórica no es compatible con esta idea: el progreso quizá fue más lento en Europa occidental durante la Edad Media, pero fue constante, y sentó las bases para futuros avances en el período medieval posterior.

Al mismo tiempo, el mundo islámico saltó hacia adelante en las matemáticas y las ciencias, a partir de una base griega y de otros textos antiguos traducidos al árabe. La traducción latina de "El compendioso libro de cálculo de finalización y balance", por el astrónomo persa del siglo IX y matemático al-Khwarizmi (780-850), introduciría a Europa el álgebra, incluyendo la primera solución sistemática de ecuaciones lineales y cuadráticas; la versión latinizada del nombre de al-Khwarizmi nos dio la palabra "algoritmo".

 

El Renacimiento Carolingio vio un florecimiento de las artes, la literatura, la arquitectura y otras esferas culturales

Karl, un hijo de Pipino el Breve, heredó el reino franco con su hermano Carlomán cuando Pipino murió en 768. Carlomán murió varios años más tarde, y Karl, de 29 años de edad, asumió el control completo, comenzando su reinado histórico como Carlomagno (o Carlos el Grande). Durante unas 50 campañas militares, sus fuerzas se enfrentaron a los musulmanes en España, bávaros y sajones en el norte de Alemania y lombardos en Italia, expandiendo el reino de los francos de manera exponencial. Como representante de la primera tribu germánica en practicar el catolicismo, Carlomagno tomó en serio su deber de difundir la fe. En el año 800, el papa León III coronó a Carlomagno "emperador de los romanos", que eventualmente se convirtió en el título de Emperador Romano Santo. 

Carlomagno trabajó para mantener esta distinción elevada, construyendo un fuerte estado centralizado, fomentando un renacimiento de la arquitectura de estilo romano, promoviendo la reforma educativa y garantizando la preservación de los textos clásicos latinos. Un avance clave del dominio de Carlomagno fue la introducción de una secuencia de comandos de escritura estándar, conocido como minúscula Carolingia. Con innovaciones como puntuación, mayúsculas y minúsculas y el espaciamiento entre las palabras, que revolucionó la lectura y la escritura y facilitó la producción de libros y otros documentos. Aunque la dinastía Carolingia se había disuelto a finales del siglo IX (el mismo Carlomagno murió en el año 814), su legado proporcionaría las bases -incluyendo libros, escuelas, programas de estudio y técnicas de enseñanza- para el renacimiento y otros resurgimientos culturales posteriores.

 

 

 


Fuente: Sarah Pruitt

Imagen: Shutterstock